jueves, 28 de enero de 2010

El viaje de David y Fran

Fran y David eran dos hermanos gemelos que tenían 12 años de edad.

Los dos tenían el pelo marrón, ojos marrones, de estatura media y siempre con la misma ropa.

Un día de verano quisieron ir al bosque a dar un paseo, de repente se les acercó una calabaza de color naranja y muy pequeña.

Quedaron un poco asombrados, ya que se habían dado cuenta de que ese día no era el de halloween. La calabaza les dijo que un día de estos les ocurriría algo muy muy malo.

De camino a su casa quedaron pensando lo que les podía pasar.

Esa noche era muy oscura pero ellos no eran capaces de dormir.
A Fran se le ocurrió ir a visitar a aquella calabaza para saber que les podía pasar Fueron al bosque en el que habían estado por la mañana.

Estuvieron esperando a que viniera, pero allí no había nadie. De repente, salió algo de un arbusto que se encontraba allí.

Fran y David estaban muy asustados porque no sabían lo que podía ser. Detrás de aquel arbusto estaba la pequeña calabaza.

Los dos hermanos le preguntaron qué les podía pasar el día de halloween. La calabaza les dijo podían ser convertidos en fantasmas.

Fran estaba muy feliz porque por fin podría cumplir su sueño. David en cambio su sueño era ser un caballero de la noche.

Los dos volvieron a su casa para intentar volver a dormir.

La mañana siguiente se despertaron, pero David estaba convertido en fantasma y Fran estaba convertido de caballero de al noche.

Cuando acabaron de desayunar se pusieron a correr hacia el bosque donde vivía la calabaza.

Como ella aun no se había despertado, Fran dio un gritó que se escuchó por todos los sitios del bosque. De todos modos la pequeña calabaza se despertó, estaba muy feliz porque ese día era el "día de halloween". Fran y David, como no sabían que halloween era esa noche, empezaron a avisar a todos sus amigos. Cuando cayó la noche, todas las calabazas, todos los animales, los disfrazados del bosque y del pueblo se reunieron en la gran cueva de los murciélagos.

La calabaza más pequeña se puso a contar cuantos eran. Eran mil quinientas personas, quinientas calabazas, pero los que estaban disfrazados eran mil pero allí faltaba alguien, tendrían que ser tres mil.

Una hora más tarde los gemelos llegaron al lugar pero con un poco de retraso.

Después de pedir perdón por el retraso, a David se le ocurrió una idea, pero no sabía expresarla delante de todos los que estaban en aquella reunión.

La calabaza les dio la enhorabuena por ser dos miembros más del club de halloween. David le dijo a Fran su idea y la intentó decir delante de todo el club. Todos los miembros aplaudieron pero a la calabaza no le gustaba su idea, pero a los demás sí. La idea era que cuando llegara el día de halloween para los niños, todos saldrían a asustarlos.

Aun faltaban tres días para que llegara ese día. Todo el club empezó a elegir su disfraz.

La calabaza no quería ir a asustar a la gente, porque una vez cuando había ido a asustar a algunos niños del pueblo, habían salido las madres de los niños detrás de ella con un palo muy grande para pegarle.

A David le daba un poco de miedo la oscuridad pero a Fran no le importaba que su hermano le tuviese miedo a la oscuridad. Fran habló con la calabaza para ver si su hermano se podía quedar con ella porque a David le daba miedo la oscuridad.

La calabaza le dijo que sí, que podía quedar con el sin ningún problema. Fran habló con David y le dijo que como le tenía miedo a la oscuridad, se quedaría con la calabaza. A David le daba igual porque la calabaza le dijo que también ella tenía miedo a la oscuridad.

Como los gemelos no sabían con qué podían disfrazar a sus amigos, bajaron y buscaron en Internet algún disfraz que diera mucho miedo, por ejemplo el corta cabezas o alguno por el estilo. A la calabaza le daba mucho miedo cuando vio a todo el club disfrazado de ese disfraz. Entonces echó a correr por el bosque como un cohete. Fran fue a buscar lo y le dijo que era el disfraz de halloween, pero non pudo aguantar el susto y se desmayó.

David fue al club a preguntar si alguien sabía despertar a la calabaza porque se había desmayado. Uno del grupo sabía como remediarlo pero le hacía falta un pequeño ramito de flores secas, un saco de piñas, un cacharro muy grande, un ordenador viejo, un plato y por último unas pocas pepitas de calabaza.

A David no le gustaba hacer experimentos ni pócimas por que tenía miedo de que se provocara una explosión. Entonces fue Fran y les dijo que él lo haría. Todos los del club le ayudaron para que no se equivocara y no produjera una explosión porque los ingredientes eran muy peligrosos.

Cuando los gemelos acabaron de hacer el experimento intentaron ponérsela cerca de la calabaza por que olía muy mal y eso podía despertarla.

Al día siguiente fueron a la casa de la calabaza pero ella aun seguía desmayada. Le volvieron a poner la poción para que la oliera. Los chicos del club se habían ido a preparar para esa noche de halloween.

Los gemelos se pusieron en camino para ir a la cueva donde se reunieron todos. Uno del grupo se puso el disfraz y fue corriendo a la casa de la calabaza, pero cuando fue a entrar se encontró la cama vacía. Buscó a la calabaza por todos los sitios de la casa y decidió ir a contárselo a sus compañeros del club.


Cuando iba andando por el bosque, se le apareció una sombra muy grande y se fue corriendo hacia la cueva, pero no había nadie. Solo había una nota tirada en el suelo. La leyó pero a él le resultaba un poco extraño lo que ponía, y también le resultaba un poco extraña la letra con la que estaba escrita. Lo que ponía era que ellos debían ir a buscarle a la casa de la calabaza porque tardaba mucho. El muchacho decidió ir a la casa de la Pasaron horas y los niños pequeños andaban asustando a la gente. El muchacho se cambió en la cueva.Escuchó muchos pasos al lado de él. Eran todos los del club. Le habían dado un susto de muerte. El muchacho se decidió ir a asustar a los niños pequeños.calabaza, pero no encontró a nadie. Se fue al pueblo y preguntó si habían visto al club de la cueva.

Las mujeres que estaban por allí no habían visto a nadie. Ellas se estaban preparando para esa noche tan especial. El muchacho parecía un vagabundo. Andaba solo por todos los lugares de aquel pequeño pueblo. Ya había caído la noche y todos estaban disfrazados, pero el muchacho no daba encontrado a sus compañeros.





4 comentarios:

Flor Alonso dijo...

A mí esta historia me parece un poco liosa, no la entendí muy bien, y creo que se podría resumir un poco, pero la idea me parece buena.

Alba Nerga dijo...

Ya, esque no sabía como contarla y me lié un poco por el medio.

Laura Vidal Paz dijo...

Me parece muy interesantela historia, pero aún así te voy a dar mi opinión sobre lo que tendrías que mejorar.
Hay algunas partes del cuento en las que me perdí, por lo que tendrías que explicar un poco mejor lo que querías mostrar, ya que sino no me entero de la mitad del cuento.
Pero aún asi quiero darte la enhorabuena por este trabajo, se nota que esta currado.

Alba Nerga dijo...

Ya lo se pero esque no me daba tiempo a acabar de hacerlo y no sabía que poner y me puse nerviosa y me salió un churro de historia.