viernes, 26 de octubre de 2007

El dragón rojo

Érase una vez, en el 2050, una ciudad en el planeta Mriclan en el sistma Aalderán.

Esa ciudad era muy moderna. Los coches, sin ruedas, corrían más que en ninguna otra edad; los cientíicos, habían descubierto como teletransportar objetos;...


En esa ciudad, un día como otro cualuiera, nació un niño "normal".

Cuando ese niño creció empezó a sufrir mutaciones, el niño de 16 años, de pelo negro como el ébano y ojos verdes como la menta recién cortada, se transformo en un joven dragón rojo como el rubí, rojo como las ascuas recien sacadas del fuego,... rojo brillante.


Entonces el joven Jack, que así se llamaba el muchaho, sorprendido, abrió sus alas y se marchó volando hacia no sabía donde, sus alas lo llevaban.

Al cavo de una hora, más o menos, llegó a una cueva donde había más dragones, verdes, dorados, azule,... pero ninguno rojo como el, el era el único.


Entonces un dragón grande y plateado como la plata más brillante y con ojos de zafiro, que parecía el jefe, se dirigió a él:

- Hola Jack- le dijo con voz ronca y serena.

- ¿Como sabes mi nobre?- dijo el joven Jack, atemorizado.

- Porque todos los dragones nacen niños, y a los 16 años, sufren una metamorfosis a dragón.

- Comprendo - Respondió, menos atemoreizado que antes.

- Y tu papal será vigilar la ciudad en que naciste.

- ¡Vale!- Jack estaba alegre.

Jack iva a irse, cuado el dragón plateado lo llamó:

- Una cosa más, - aclaró- puedes tranformarte en el muchacho, cuando quieras. Eso te prmitirá vivr con tu familia.

Jack se marchó muy contento para casa. Desde aquel día la ciudad estaba protegída por el dragón rojo, Jack.

2 comentarios:

Alvar gil dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Facundo Vidal dijo...

Molaria mas que hubiese un enemigo pero es entretenido