viernes, 26 de octubre de 2007

Inseparables hasta ese día

Cuando a ese insi llegó
creyó que se moría
de las pocas amigas que haría.
Eran muy diferentes
como el agua y el aceite,
pero no había quien las separase.
Muchos decían que eran las mejores amigas,
pero otros decían que su amistad no duraría.
Nueve meses después,
por una tontería,
todo acabó.
El curso terminó
y su amistad no se arregló.
Llegó el verano y con él el calor
pero con eso sólo se consiguió
que se fueran separando más y más,
que se olvidaran del pasado,
que no quisieran recordar
quién era ella.
Hasta que un día una carta llegó,
pero no tenía ningún valor,
eran muy orgullosas para pedir perdón.
Hacían creer a todo el mundo
que eso les daba igual,
que no querían saber nada,
que eran tonterías,
pero en el fondo se querían,
ninguna intentaba nada.
El verano acabó las clases empezaron,
pero ya no estaban en la misma clase,
ya no había nada que las uniese,
salvo esos meses de alegría
de los cuales ninguna se acordaría.

7 comentarios: