viernes, 26 de octubre de 2007

El paleolítico

En los años en los que aún no existían los electrodomésticos, vivía Charnequito con su tribu.
Charnequito, era un niño de apenas cinco años. Él, era uno de los niños más queridos por la tribu, ya que no hacía ningun mal a nadie, lo único que inquietaba a la tribu, era su gran interés por la vida, y que no paraba de preguntar cosas,que a veces, ni los mayores tenían las respuestas.
Pero un buen día, Charnequito, no entendía de donde procedía toda la gente, y como de un momento para otro, Había un niuño pequeño que antes no estaba en la tribu.
Asique,Charnequito fue a junto de la madre y le preguntó, que de donde venian los niños.
La madre no sabía que responderle, pero al fin se le ocurrió una cosa que le podía contar.
Le contó, que los niños venían de una semilla y las niñas de una flor.
Para que el niño naciera, la madre o el padre, tendrían que poner una piedra pequeña en un agujero, de ahí a nueve meses, si la piedra se convertía en flor, saldría una bonita niña del primer pétalo que callera,si se convertía en una semilla creceria un niño.
Charnequito escuchaba con gran atención a su madre, pero no contento, le preguntó a su madre que si les gustaba tener a los niños, y la madre le contestó que era la cosa que de hacía mas feliz en el mundo.
Entónces, Charnequito decidió poner una piedra en la cama de las chicas y chicos que no eran felizes, pero al no conseguir nada, fue a junto la madre y se lo contó.
Con lo que la madre le dijo que él era demasiado pequeño como para tener un niño, que tendría que esperar muchos años.

6 comentarios:

Fabián Fernández dijo...

me gusto

Javier Martínez dijo...

q ganas de escribir tanto

Axel Portas dijo...

ESta bien, pero de donde salen los niños????

Carla Álvarez dijo...

mu bn xuly un cuento mu original pero mola mas el mio.xD bsñsss

Andrea Paz dijo...

Megusto un monton.Es precioso.bksssss

Maria Vidal dijo...

Muy bien Noela me gusto mucho