miércoles, 4 de marzo de 2009

Esperando

Miró por la ventana
nada
tres meses esperando
con esa sensación
rara
de millones de cuchillos buscando
a tientas su corazón
¡para!
y el niño mientras sembrando
distintos sentimientos de dolor
anda
el tiempo a diminutos pasos
parece no mover el reloj
observando el niño el blanco
de la cocina y el salón
paseando, paseando
y de repente ¡ding-dong!

4 comentarios:

Alejandra Vidal dijo...

Me encanta, Tinín, es muuy simpático.

Marina dijo...

es muuy chachi =)
mola!

Ursula Fernandez dijo...

Me gusta tu poema, es precioso y me encanta un monton...bss

Lau dijo...

me gusta mucho!

:)